RESEÑA: El almuerzo desnudo de William S. Burroughs

Publicado por Octaviana el sábado, 29 de marzo de 2014. Etiquetado como: , ,


706438Mi reseña en Goodreads

♦ Título: El almuerzo desnudo
 Título original: Naked Lunch
 Autor: William S. Burroughs
 Género: Crónicas, Clásicos, Realismo, Generación Beat
 Año de publicación: 1959
♦ Formato: E-book
♦ Páginas: 252
 Sinopsis: 
El almuerzo desnudo, una de las novelas más míticas de la literatura norteamericana, es un descenso a los infiernos de la droga y una denuncia horrorizada y sardónica, onírica y alucinatoria de la sociedad actual, un mundo sin esperanza ni futuro. Burroughs dispara sus flechas contra las religiones, el ejército, la universidad, la sexualidad, la justicia corrupta, los traficantes tramposos, el colonialismo, la burocracia y la psiquiatría representada por el siniestro Dr. Benway, el gran manipulador de conciencias, el experto en Control total.

Comienzo ésta reseña que creo va a ser un tanto polémica. Ni siquiera sé que calificación ponerle todavía, y eso que lo he estado meditando desde que empecé a leerlo.

Hace más de tres años que quería leerlo, pero nunca lo tomé con decisión. Finalmente llegó el día tan esperado y me sorprendí de lo difícil que se me hizo entrar en ritmo. Y ni les cuento lo que fue pasar la mitad del libro. Estuve esperando que algo relevante apareciera entre tanto delirio durante páginas y páginas. Algo muy peculiar es que éste libro no es una novela (como la sinopsis menciona). Mucha gente la ha catalogado como tal, pero tan sólo son crónicas de un adicto a las drogas presuntamente recuperado. Tal vez por la falta de conexión y linealidad sea un poco difícil adentrarse en el libro. Sin embargo, creo que hay una decisión deliberada del autor de hacerse el exótico, cosa que me cayó muy mal. Odio la complejidad meditada, tanto en los libros como en las películas. Me refiero a esa complicación sin fundamento, que suena completamente afectada, repleta de falsedad. Así me sentí en los primeros capítulos del libro. 

William Burroughs hace una crítica a los gobiernos, a la burocracia y al imperialismo. Se puede ejemplificar esa crítica a las instituciones burocráticas con las siguientes citas:
"(...)La democracia es cancerígena y su cáncer es la burocracia. Una oficina arraiga en un punto cualquiera del Estado, se vuelve maligna como la Brigada de Estupefacientes, y crece y crece reproduciéndose sin descanso hasta que, si es controlada o extirpada, asfixia a su huésped, ya que son organismos puramente parásitos..."
"(...)La burocracia es tan nefasta como el cáncer, supone desviar de la línea evolutiva de la humanidad sus inmensas posibilidades, su variedad, la acción espontánea e independiente, y llevarla al parasitismo absoluto de un virus..."
Algo muy recurrente es la comparación casi caprichosa de absolutamente todo con un virus. Llega a determinado punto que nos convencemos de que es una verdadera obsesión del autor, que probablemente se sintió enfermo durante varios años consumiendo y durante sus períodos de carencia. Aunque la comparación virulenta se da con muchas cosas, el énfasis fue dado a la droga como el virus que el capitalismo implantó en la sociedad como un mecanismo de control. Aquí tengo que hacer una aclaración: no me parece que sea un argumento muy coherente. Yo pienso que todos tenemos, dentro de ciertos límites, la posibilidad de elegir. "El capitalismo" no nos pone un arma en la sien para que consumamos drogas. Está claro que es un negocio claramente rentable y que impulsar el consumo de drogas es una herramienta de control muy eficaz, pero creo que no se necesita pasar por semejantes estados de adicción para comprender ésto. Si sabemos que es una herramienta de control de masas y no quieres ser otra marioneta más, no la consumas y listo. Es completamente estúpido consumir y luego quejarte de como "el capitalismo" te controla.  

Dejando las opiniones de lado, ya que cada uno podrá leer el libro y generar la suya, creo que la crítica más lograda (junto a la de la psiquiatría, de la cual hablaré luego) es la crítica al imperialismo inglés, reflejada en éstos dos breves fragmentos:
"(...)Inglaterra poseía la Isla merced a un alquiler anual gratuito, con lo que todos los años renueva puntualmente el arriendo y el permiso de residencia[...] El Presidente de la Isla está obligado por costumbre a arrastrarse entre la basura y a entregar el Permiso de Residencia y renovación de Alquiler[...]ante el propio Gobernador Residente, que lo espera de pie, resplandeciente en su uniforme de gala..."
"(...)—Bien —dice con una tensa sonrisa—, así que han decidido permitir que nos quedemos otro año más, ¿no es eso? Muy amable por su parte… ¿Y todos están de acuerdo?… ¿Hay alguien que no esté de acuerdo? Soldados en jeeps hacen girar las ametralladoras apuntando a la multitud con lento movimiento amenazador. —Todos felices y contentos. Eso está muy bien..."
Me divertí muchísimo con la alusión al alquiler gratuito de la Isla y cómo se jacta el Gobernador de democrático cuando a su vez manda a apuntar ametralladoras a los habitantes. 

La crítica más desarrollada, que se hace presente desde el principio del libro mediante el personaje del Dr. Benway, es la que William Burroughs hace de la psiquiatría. Pone a los psiquiatras en el mismo escalón que los déspotas, explicitamente aludiendo a Benway como el "Total desmoralizador". Nos encontramos con doctores sin escrúpulos que sólo se encargan de destruir la individualidad de las personas, utilizando a la humillación como un elemento de control supremo. 

Recién a la mitad del libro, con el capítulo "El Mercado" y las críticas a las diversas religiones pudo captar mi atención. Por ejemplo, aquí tenemos un fragmento en el que, más que criticar, se ridiculiza a la religión:
"(…)«Pasen, primos y panolis, pasen y traigan a sus niños también […] El verdadero Hijo del Hombre curará las purgaciones del joven con una mano, sólo con tocarlo, señores, y creará marihuana con la otra mientras camina sobre las aguas y echa vino por el culo… No se acerquen demasiado […] porque pueden sufrir las radiaciones que acumula nuestro artista»..."
Tampoco se queda atrás y ridiculiza a Buda reiteradas veces:
"(...)—¿Buda? Un yonqui metabólico, lo sabe todo el mundo… Se la fabrica él mismo, ¿entiendes? En la India no tienen sentido del tiempo, el Hombre llega muchas veces hasta con un mes de retraso…"
"(...)Y entonces dice Buda: "No estoy dispuesto a aguantar más este coñazo. Como hay Dios que me metabolizaré mi propia droga"..."
También alude al profeta Mahoma calificándolo como un mero invento de La Meca:
"(...)—¿Mahoma? ¿Estás de broma? Se lo inventó la Cámara de Comercio de La Meca —y el guión lo escribió un publicitario egipcio en baja forma por empinar demasiado el codo..."
Sin embargo, las ridiculizaciones son sólo eso. No se sugieren alternativas o se exponen críticas, sólo burlas.

Un buen matiz del libro son los delirios distópicos de Lee, el protagonista. En sus delirios inducidos por las sustancias más variadas, Lee nos muestra sus más terribles presagios sobre la sociedad en los años '50. Dentro de su cabeza hay un mundo completamente distinto, que se refleja en las locaciones imaginarias de Libertonia, Anexia e Interzonas. Esos tintes distópicos se pueden ver en éste fragmento de una conversación entre congresistas:
"(...)—Poco después del nacimiento, un cirujano podría colocar las conexiones en el cerebro. Implantaría un receptor de radio en miniatura y el sujeto sería controlado desde los transmisores del Estado..."
En fin, un libro que da para hablar muchísimo y que, aunque en un primer momento no me atrapó, me llevó a diversas reflexiones que no esperaba siquiera plantearme. Salvo porque la complejidad de los primeros capítulos la sentí como algo deliberado, no tuve otras cuestiones que odiar sobre el libro. Tan sólo por eso le pongo una estrella menos, pero sin duda vale la pena ser leído, aunque sea para formar una opinión.

Calificación:


9 comentarios en RESEÑA: El almuerzo desnudo de William S. Burroughs

  1. M.m.F

    El libro, sinceramente, parece de esos que mis profesores me dirían léanlo y opinen. Yo nunca los agarro, porque tengo una sensación horrible con lo que me muestran.
    Lo que dices, de todas formas, parece interesante. Me gustan los libros irónicos, y sobre todo, que es lo que critica, pero me echa muuuuuy para atrás, la cuestión de la escritura. A mi tampoco me gusta eso.

    Por cierto, sigo mirando la portada, y digo ¿que es eso? *Notese, que alguna palabra poco utilizable por escrito está en el pensamiento*
    En fin, a lo mejor un día lo lea, por ahora, me abstengo.

    Saludos!

  2. Ms.Leda

    Nunca había oído hablar de este libro pero ahora que leí tu reseña me llama mucho la atención, no sé porque me hizo acordar a Charles Bukowski, del cual no leí mucho (solo colecciones de cuentos sueltos) pero me gusto bastante. Lo voy a tener en cuenta =).
    Saludos!

  3. Octaviana

    ¡Sí! Es muy Bukowski. Yo tampoco he leído mucho de él, sólo algún que otro cuento, pero sí, es parecido.

  4. Octaviana

    Sí, pues es un libro para opinar. Si es por entretenimiento solamente no es recomendable, pero para opinar, genera revuelo.
    Jaja, y sí: "¿Qué es eso?" Hay una explicación igual. El título del libro significa algo así como "es como el momento en el que nos damos cuenta que es lo que hay en la punta de nuestro tenedor"

  5. Cam

    Este libro lo quiero leer hace rato, y justamente estoy en un reto donde tengo que leerlo. Pero no lo concegui en fisico hasta que me dijeron que era casi imposible ya que no se edita hace 15 años, voy a tener que conceguirlo en formato digital . Algo que no me gusta, pero bueno. Me encantan esos libros que dan que pensar y lo poco que pusiste me hiso reir, supongo que el libro me va a gustar. Ame tu reseña, saludos.

  6. Octaviana

    ¿Anagrama ya no lo edita? Yo lo ví en una librería de aquí de Mar del Plata hace un mes más o menos, de esa editorial.

    Respecto a tu reto, es recomendable leerlo. No es de esos libros vacíos, por lo menos es una lectura productiva, por más que cueste un poco encontrarle el ritmo. Ojalá que te guste.

  7. Cosas del Ayer

    Esperaban una novela lineal?, en serio?, escrita por un yonqui gringo en Tánger a finales de los años 59 hecha a manera de collage, realmente esperabas una novela lineal?, Burroughs te invita a un viaje, a un mal viaje lleno de simbolismos que aparecen a pesar de la droga, lo que me entretiene de Burroughs no es el asunto de la droga sino de sus imágenes, sus obsesiones con los insectos, su fijación anal, sus referencias a Kafka por doquier, libro que si bien, no es para toodos, merece una diferente lectura, como diferente su escritor, LIBRAZO!.

  8. Cosas del Ayer

    Esperaban una novela lineal?, en serio?, escrita por un yonqui gringo en Tánger a finales de los años 59 hecha a manera de collage, realmente esperabas una novela lineal?, Burroughs te invita a un viaje, a un mal viaje lleno de simbolismos que aparecen a pesar de la droga, lo que me entretiene de Burroughs no es el asunto de la droga sino de sus imágenes, sus obsesiones con los insectos, su fijación anal, sus referencias a Kafka por doquier, libro que si bien, no es para toodos, merece una diferente lectura, como diferente su escritor, LIBRAZO!.

  9. Ryo Skoda

    Creo que marean demasiado la perdiz con este libro, '' el contexto social'' ''la critica a la vida moderna'' ''la entrincada metáfora de esto o aquello'' Nahh es solo un experimento psicotropico, el Soma sodico convertido en libro, te puede gustar o no, pero no hay que leer tanto entre lineas para entender que Burroughs solo se estaba divirtiendo y exorcizando un poquito.
    La burlas a la religión, no son necesariamente ''mofas'', ni (¡de nuevo!) criticas, no todo va de eso, son meras alucinaciones sardónicas de un montón de lunáticos drogatas, no quiere decir tampoco que sea la opinión del autor, cada personaje tiene su mente aparte, y en el caso de este libro, son mentes muy jodidas.
    Burroughs logra su cometido, te hace sentir un infierno,te hace sentir enfermo, una pesadilla, algo de lo que no sabes si despertaras.
    Discrepo totalmente con tus comentarios con respecto a la droga y al capitalismo, si bien es cierto que cada quien tiene una elección, también es cierto que no todos tienen el nivel de cultura ni de ''sapiencia'' que tu o yo podemos tener, mucha gente vive bajo condiciones de pobreza, ignorancia y desesperación extremas (en graaan medida provocadas por esos gobiernos) y son sobre quienes echan la red de la droga para ver a quien atrapan. Sin ir mas lejos, ''el virus'' lo ha manipulado el gobierno de EU desde la época de los Contras y ahora lo hace en alianza con México sin importarle cuantos de sus habitantes despedaza en el proceso, yo no veo nada de malo en que el autor señale esto, ni tampoco se quita la responsabilidad propia de encima, por eso dice claramente en el prologo ''cuidaos de las malas compañías'' ''lo único que podemos perder son nuestros traficantes y no los necesitamos'' En si el libro esta hecho como advertencia para que los chiquitines sean precisamente responsables y se alejen del mono.

Deja tu opinión aquí

Un blog se construye sobre un intercambio de ideas, por lo tanto, no sólo de mis opiniones. Dejame un comentario para saber qué pensás sobre el tema.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...